En medio de rumores de crisis, Wanda Nara posteó una selfie con Mauro Icardi usando una frase muy llamativa

La botinera regresó a la Argentina para acompañar a su marido, quien vino a jugar para la Selección. Y en la tarde libre que Jorge Sampaoli le concedió a los jugadores, se reencontraron

La crisis podrá ser futbolística para Mauro Icardi (24), pero no amorosa. Porque el 9 que muchos pedían para la Selección no logra convertir (al igual que sus compañeros, la verdad sea dicha), justo cuando más se lo necesita (¡que la racha cambie contra Ecuador!). Pero como esta sección es de espectáculos y no de deportes, habrá que reparar en el tramo final de la frase inicial: su relación amorosa con Wanda Nara (30).

Wanda y Mauro días atrás, volviendo al país; vinieron sin sus hijos, quienes quedaron a cuidado de la mamá de la modelo

Wanda y Mauro días atrás, volviendo al país; vinieron sin sus hijos, quienes quedaron a cuidado de la mamá de la modelo

Días antes de volar a Buenos Aires para sumarse a la Albicelesteel delantero participó del programa que su esposa grabó junto a Susana Giménez en Milán. Esa vez, todo fueron sonrisas. Pero un par de desplantes dispararon el rumor: la relación entre Mauro y Wanda, ¿atraviesa un mal momento?

El rumor buscó dispersarse recién en la tarde del viernes, cuando tras el entrenamiento matutino Icardi dejó la concentración en el predio de la AFA para reencontrase con la madre de sus dos hijas (un puñado de jugadores, tal el caso de Lionel Messi y Javier Mascherano, optaron por quedarse en las instalaciones de Ezeiza). Y fue entonces cuando la hermana de Zaira Nara posteó una selfie con su marido, escribiendo una frase muy llamativa: “Cada mujer tiene el hombre que se merece”.

Sin embargo, un par de detalles no hacen más que alimentar los rumores, en vez de despejarlos de una vez por todos. A saber… El atuendo de él: no se trata de un pijama -aunque lo parece- sino de una remera del Inter. ¿Viaja con el equipamiento de su club? Dudoso. Y el look de él: hoy, tiene el pelo bastante más corto. Presunción: esa selfie no se tomó en estas horas.

Pero entonces, ¿por qué Wanda la subió a su cuenta de Instagram? ¿Qué habrá querido demostrar?

Por lo pronto, es Mauro quien debe demostrar el próximo martes, y sobre el césped de Quito, que está a la altura de la Selección.
Es el deseo de todos. Y la fe de muchos.

Anuncios

5 clasificados, 29 eliminados y 9 boletos disponibles: así está la eliminatoria europea rumbo al Mundial de Rusia

A una fecha para el cierre de la competición de la UEFA se establecieron algunas sorpresas. El temor de Holanda, la ilusión de Islandia y la incógnita de Italia son algunos factores a tener en cuenta en el camino hacia la próxima Copa del Mundo

La eliminatoria europea entró en su etapa de definición y en la última fecha se definirán los boletos que quedan disponibles para disputar el próximo Mundial. Algunos tendrán la posibilidad de tener un vuelo directo, pero otros tendrán que hacer escala en el repechaje, dado que los escoltas de cada grupo se enfrentarán en un mano a mano.

Ya clasificados

Cinco países tienen segura su presencia en la Copa del Mundo. En esta penúltima fecha lo lograron Alemania, Inglaterra y España, que se unieron a Bélgica y Rusia, clasificada de oficio por su condición de país anfitrión.

Los que tienen posibilidades de acceder de forma directa

En función de los resultados de la última jornada de la fase de clasificación, doce equipos pueden clasificarse aún de manera directa, aunque por supuesto no todos tienen las mismas posibilidades, sabiendo que solo quedan cinco billetes por repartir.

Los 12 países que pueden clasificarse aún como campeones de grupo son Francia y Suecia(en la llave A), Suiza y Portugal (B); SerbiaGales e Irlanda (D); Polonia y Dinamarca (E); CroaciaIslandia y Ucrania (I).

Deben pasar por la repesca

Italia tiene asegurado el repechaje. En el grupo B lo jugarán Portugal o Suiza. Quedan por lo tanto seis plazas para la repesca. Hay ocho equipos con posibilidad de buscar el billete por esta vía y que ya no tienen ninguna chance de hacerlo por manera directa. Son Holanda (A), Irlanda del Norte (C), Montenegro (E), EscociaEslovaquia y Eslovenia (F), Grecia y Bosnia (H).

 Ya están eliminados

Son 29 selecciones las que se han despedido de cualquier posibilidad de acudir a Rusia: Bulgaria, Luxemburgo y Bielorrusia (A); Hungría, Islas Feroe, Andorra, Letonia (B); Azerbaiyán, República Checa, Noruega, San Marino (C); Georgia, Moldavia, Austria (D); Rumanía, Armenia, Kazajistán (E); Lituania, Malta (F); Israel, Macedonia, Liechtenstein, Albania (G); Gibraltar, Chipre, Estonia (H); Turquía, Finlandia, Kosovo (I).

El viaje místico a Capilla del Monte de Estefanía Berardi, la chica sexy de “Combate”: “Sentí presencias”

“Hay una energía muy grande”, aseguró la joven a Teleshow sobre la experiencia que vivió en Córdoba al subir al cerro Uritorco

Tras finalizar la temporada del programa CombateEstefanía Berardi viajó a Capilla del Monte, en Córdoba. Aprovechó para subir al cerro Uritorco, un lugar místico y con mucha energía donde algunos visitantes y nativos aseguran haber visto ovnis.

“Vine a Capilla del Monte porque era un sueño subir al cerro Uritorco. Me acompañó mi novio, Sergio Celli, y dos amigos de ‘Combate’, Paio Rodríguez y Bianca Di Pasquale. Terminamos la temporada del programa y necesitábamos desenchufarnos sí o sí”, declaró la actriz, cantante y conductora a Teleshow.

Además, aseguró que vivió una experiencia mística cuando estuvo en el Uritorco. “Era un lugar súper elegido y nos pasaron cosas muy locas ahí arriba. Hay una energía muy grande, se sienten presencias. Mirá que yo no me drogo, pero eso pasa”.

Durante esta escapada, Berardi también aprovechó para recorrer Capilla del Monte, ir al río, tomar sol y disfrutar de unos días de relax con su pareja y sus amigos. Muy pronto regresará a Buenos Aires para retomar sus compromisos laborales.

“Estoy en un programa nuevo en Canal 9 que se llama ‘Locos por el fútbol’, con Ivana NadalCayetano y Martín Souto. Estoy conduciendo ahí y sigo en Canal 13, en ‘Sumá miles de pesos'”, concluyó Berardi.

Con una foto “trabando” sus músculos, Ivana Nadal mostró cómo cambió su cuerpo en un año

“De a poco, ¡todo se puede!”, dijo la conductora al pie de la imagen que posteó para alentar a quienes también buscan modificar su cuerpo

“Acá estoy, haciendo esta foto que hace un año creí imposible…”, escribió Ivana Nadal (26) al pie de un posteo en su cuenta de Instagram. Y no es la imagen que vemos aquí arriba, aquella que demuestra su felicidad, sino la que se encuentra justo aquí abajo, donde exhibe sus abdominales marcados:

La modelo y conductora les contó a sus seguidores (casi 900 mil) que un año atrás modificó su alimentación, y también su entrenamiento. Así consiguió esa panza chata. “No me sale muy bien porque soy malísima ‘trabando’ (los músculos)”, se justificó para explicar la postura -más divertida que propia de un fisicoculturista- de esa foto tomada en Cancún, México.

“Se entiende que el cambio es lo que quiero mostrar -advirtió Ivana-, para todos ustedes que están pensando que no pueden”. Y aconsejó: “Levántense predispuestos, tengan paciencia, hagan cambios reales en su vida habitual ¡y sean constantes! ¡Es clave! Vayan a una buena nutri (por nutricionista), busquen un deporte que los haga feliz y pongan objetivos reales. De a poco, ¡todo se puede!”.

Porque Nadal no va detrás de un cuerpo perfecto, sino de uno real. Y así como comparte sus logros físicos en las redes, también descubre sus defectos sin ningún complejo. “Y seguimos luchando contra la celulitis”, explicó, sobre esta otra foto, similar a otras que subió las redes tiempo atrás, para acercar un mensaje superador frente a tantas críticas crueles que pueden leerse en las redes.

Pero, ¿cómo estaba Ivana un año atrás, antes de estos cambios de hábito? Así:

Y sí, por supuesto, ¡una diosa! Ayer, hoy y mañana…

Aquellas noches de puños, motores, glamour y millones con Monzón y Reutemann en Montecarlo

Jamás, en una ciudad tan diminuta, se agolpó y se sigue agolpando tanto dinero

(NA)

(NA)

Extraño es el destino. Yo, que jamás aprendí a manejar y sólo una vez, en sexto grado, me calcé los guantes de box y recibí una colosal paliza a manos del grandote del aula, conocí la Costa Azul y la cabalgué seis veces, con sus brillantes días y noches, más dos veces en las italianas Bordighera y San Remo, también puños mediante.

Mónaco. Costa Azul

Mónaco. Costa Azul

Cierto es que adolescente, me rondaba una fantasía: bordear la Costa Azul al comando de un MG, la única joya mecánica por la que hubiera aprendido a manejar. En parte, deseo cumplido, pero siempre en taxi desde Niza hasta Montecarlo: periplo obligado después del aterrizaje de un Air France con algunas azafatas que se parecían a Brigitte Bardot… Uno de mis compañeros, en cada viaje y desde un alto punto que domina, íntegra, la maravillosa postal de Montecarlo, repetía: “Lo que sería esta ciudad con un buen intendente…”

Esos seis viajes fueron determinados por los millonarios shows desplegados en el estadio Louis II y en el endiablado circuito callejero donde grandes pilotos se coronaron y otros dejaron su vida.

Mónaco. Estadio Louis II

Mónaco. Estadio Louis II

Los Rainiero, una de las casas reales más antiguas y opulentas de Europa, hicieron de su diminuta ciudad (apenas dos kilómetros cuadrados) una fiesta perpetua: el palacio, el mítico casino cuyas mesas hicieron ricos y suicidas en sólo una noche, las mansiones escalonadas al pie de los Alpes, el legendario Baile de la Rosa, y el mayor paraíso de los paraísos fiscales: un refugio del dinero casi sin impuestos ni preguntas molestas….

Y además, la doble fiesta: sábado, Carlos Monzón defendiendo su título, y el domingo, otro tinte criollo: Carlos Reutemann buscando el primer banderazo, los laureles y el indefectible botellón de champagne agitado y bañando a la multitud. Recuerdos desordenados y a vuelo de pájaro.

1981 Monaco Grand Prix. Carlos Reutemann

1981 Monaco Grand Prix. Carlos Reutemann

Siempre, en el ring side, dos figuras eternas: Alain Delon en su plenitud, cuando las mujeres caían de rodillas ante él, y Jean Paul Belmondo. Delon, ropa formal; Belmondo, camisa negra y corbata amarilla o naranja, estilo capo di tutti capi. Llegué hasta ellos –como otros periodistas- pero nunca logré, ni ellos tampoco, más que una cordial sonrisa: sólo querían ver trompadas y sangre…

Alain Delon

Alain Delon

Entre el 71 y el 77, esa máquina demoledora que fue Monzón abatió a Nino Benvenutti, a Emile Griffith, y dos veces a Rodrigo Valdéz. La última, transgrediendo una regla de oro del boxeo: nada de mujeres hasta el gong final. Pero Monzón, que se lo permitía todo, exigió la compañía de Susana Giménez, y se paseaba por Montecarlo… ¡con un traje rosado!

De noche, en el hotel Hermitage, donde recalaba la banda argentina, Tito Lectoure le arrancaba suaves melodías al piano del bar: dueño del Luna Park y desde sus veinte años entre guantes, sudor y olor a resina, era un fino caballero; la violencia de los rings jamás logró cambiarle su estilo…

Tito Lectoure

Tito Lectoure

Un sábado de aquellos, antes de la carrera, Reutemann (hombre parco si los hubo, y piloto excepcional que alcanzó menos laureles que los merecidos) me recibió a bordo de un yate no menor que el Cristina de Onassis, prestado para la ocasión. La pregunta inevitable surgió: “¿Por qué parece condenado al segundo puesto?”. Respuesta: “Mire, yo soy un muchacho que nació en Manucho, Santa Fe: un punto que ni siquiera figura en los mapas. Iba al colegio a caballo. Y mire dónde estoy. ¿Le parece que puedo pedir más?”

Me dejó sin palabras. Al otro día, después de la carrera que no ganó, me mostró su guante de cuero, roto y ensangrentado: “El circuito tiene tantos cambios, que deja esta marca”, dijo. Por fin, en 1980, pudo vencer a ese demonio de rectas y curvas, pero no me tocó ser testigo: estaba en New York, no recuerdo por qué historia, y nunca más me crucé con él…

La barra de periodistas deportivos tendía a agruparse: algo que siempre eludí, prefiriendo vagar por esa ciudad-cuento de hadas, tomar un Dry Martini en el histórico hotel Negreso, o entrar al casino más famoso del mundo. La entrada es una ficha de nácar: acaso la misma que pasó por manos célebres. No necesito aclarar que tres veces la dejé en colorado el 36, y diez minutos después –debut y despedida- retorné al hotel: el azar y mi oficio, que me regalaron varias vueltas al mundo, siempre me fue esquivo en las mesas de tapete verde y en la diabólica rueda en la que una bolita de marfil lo decide todo…

Terminadas la pelea y la carrera, y la cabina de télex explotando de periodistas de medio planeta, descubrí que el único puerto posible para contar mi historia era Niza. Taxi, tecleo hasta la madrugada, y razonable cama en un hotel y en el mismo cuarto en que alguna vez Ernesto Sábato urdió palabras grabadas a fuego. No mucho más recuerdo de Montecarlo: el palacio de los Rainiero, vedado a toda visita, las calles impolutas, las perfumerías que parecían cajas de cristal con vendedoras a las que uno no vacilaría en proponerles matrimonio… o al menos una noche, la explosión de flores a cada metro y, dormidos, esperando la mano de su dueño y la vuelta de llave para arrancar, la más deslumbrante caravana de autos de alta gama que jamás volví a ver: Mercedes, Ferraris testarrosas, BMW (s), Volvos, Rolls Royces, Lancias, antiguas Bugattis, y hasta algún MG de última generación: esa belleza mecánica que nunca tuve ni tendré.

Jamás, en una ciudad tan diminuta, se agolpó y se sigue agolpando tanto dinero: puedo jurarlo. Y esa hora, ya la alta noche, en el palacio, dormía (o no) una de las mujeres más bellas que las casas reales han dado al mundo: Carolina de Mónaco. Tan cerca, tan lejos. Nunca volví a Montecarlo. Nunca volví a ver sus yates de millones de dólares meciéndose en el mar de escandaloso azul. Monzón murió en un accidente de auto cuando regresaba a la cárcel, Reutemann fue gobernador, y ninguna misión de periodista me llevó ni me llevará a esa Costa Azul que parece creada por dioses en un día de optimismo. Pero, ¿quién me quita lo bailado?

Luego de su dura lucha, Noah, el hijo de Luisana Lopilato y Michael Bublé, se divierte en la nieve

La actriz y su familia se encuentran en San Martín de los Andes por motivo laborales y disfrutando del maravilloso paisaje del lugar

No fueron fáciles los momentos que tuvieron que pasar Luisana Lopilato (30) y Michael Bublé (42) cuando su hijo Noah (4), el mayor de sus hijos, en noviembre pasado había sido diagnosticado de un cáncer de hígado.

Sin embargo, tras un intenso tratamiento médico en Estados Unidos, logró recuperarse. “Siempre tuvimos fe y creíamos en el milagro”, fueron las palabras de la actriz una vez que recibieron la mejor noticia de su vida: “Noah está libre de cáncer”. El niño está en buenas manos y aunque deberá mantener controles a diario, la tormenta ya pasó.

En esta oportunidad, Teleshow tuvo acceso a una postal única en la que se ve al pequeño jugando en la nieve junto a su abuelo Eduardo, el papá de Luisana Lopilato. En estos momentos, la familia Bublé se encuentra en San Martín de los Andes porque la actriz está filmando su próxima película junto a Nicolás Furtado. 

Noah junto a su abuelo Eduardo, el papá de Luisana, en San Martín de los Andes

Noah junto a su abuelo Eduardo, el papá de Luisana, en San Martín de los Andes

El film, que también contará con la participación del actor peruano Carlos Alcántara, Rafael Spregelburd, el youtuber Julián Serrano y Oriana Sabatini, gira en torno a una profesora de un prestigioso colegio de Buenos Aires que viaja con cinco alumnas a El Paraje, para estudiar cómo esa localidad del sur argentino ha resurgido luego de la erupción del volcán Tunik. Pero en el viaje desaparecerá misteriosamente Cornelia Villalba, hija de un reconocido médico. Diez años después, el caso se reabrirá y, como consecuencia, desaparecerá otra estudiante.

¿Estalló el verano?: las fotos de las famosas luciendo sus cuerpos al sol

La llegada de los primeros soles invitó a algunas de las mujeres más bellas de nuestro medio a disfrutar de las temperaturas primaverales

De a poco, tibiamente, la primavera va mostrando sus primeras señales y el sol que antecede la llegada del verano empieza a ganarle la pulseada al frío invernal. Y, con esa mejora del tiempo, las mujeres de nuestro país van dejando de lado la ropa de abrigo y luciendo sus cuerpos bajo los rayos de Febo.

Como suele suceder en estos casos, algunas de las más reconocidas figuras de nuestro medio dieron el puntapié inicial a la hora de anticipar la temporada y compartieron su alegría por el buen clima que empieza a acompañar a los porteños con fotos en sus redes sociales.

Así fue como Eva BargielaSol PérezCeleste Muriega, Gisela Bernal y Paz Cornú, entre otras, subieron imágenes dando cuenta de sus privilegiados cuerpos.

Claro que la tendencia pareció trascender las fronteras y mudarse también a otras latitudes, ya que algunas bellezas argentinas en el extranjero, como Ayelén Paleo o Evangelina Anderson, aprovecharon la despedida del verano en otras latitudes para mostrar sus esculturales figuras.

¿Se sumarán más a medida que se incrementan las temperaturas?