Marcelo Tinelli: la nueva tele, su salud, ¿boda con Guillermina? y sus ganas de lanzarse a la política

A horas del gran regreso de ShowMatch, se confiesa frente a Infobae: el show, los participantes, las sorpresas, el pico de estrés, el amor a los 57, sus hijos en las redes sociales, la nostalgia por su infancia, el recuerdo de sus padres y ¿quiere ser presidente?

Marcelo Tinelli: “Antes de renunciar a la AFA tenía un estrés galopante, los triglicéridos altos, la presión baja, no podía dormir, estaba pasado…”

Marcelo Tinelli: “Antes de renunciar a la AFA tenía un estrés galopante, los triglicéridos altos, la presión baja, no podía dormir, estaba pasado…”

Todo de negro. Pantalón chupín y camisa al cuerpo. Zapatos impecables. El pelo con un corte un poco más rocker. Marcelo Tinelli desparrama su casi metro noventa en un sillón de la biblioteca del Palacio Duhau, y se acomoda como para una charla sin urgencias con Infobae.

Llueve en Buenos Aires. La ciudad está vacía. Marcelo, que el lunes vuelve a la tevé, no tiene ningún apuro. Pide y ofrece un café con leche, come unos deliciosos macarrones de dulce de leche, y cuenta que antes de su renuncia a la AFA “tenía un estrés galopante”.

-Estaba pasado. Me costaba mucho dormir. Estaba tapado de trabajo, tapado de reuniones, con 72 mensajes, se me acumulaban las cosas. Trabajaba hasta las once y media de la noche. Los productores de Showmatch me decían: “¿Un día nos podemos juntar con vos?”. “Espera, no me vuelvas loco”, les contestaba. El programa ya arrancaba y no estaban los participantes….

Detalla cómo fue ese fatídico mediodía -hace poco más de un mes- en que que casi se desmaya en el predio de la la AFA de Ezeiza: “Mi cuerpo dijo basta”.

Estaba almorzando con Claudio Chiqui Tapia -presidente de la AFA- y el Patón Bauza -director técnico de la selección en ese entonces- cuando empezó sentir que no entendía lo que sus acompañantes conversaban. “Fue muy fuerte. Sentía cómo que no me llegaba el agua al tanque, que no me irrigaba la sangre al cerebro. ‘¿Qué dicen? ¿qué hablan?’ No podía comprender nada”. Tapia se asustó: “¡Estás pálido! ¿Te sentís bien? te vas a morir…“. De ahí, directo al médico.

-Me dijo que tenía un pico de estrés. La presión baja, los triglicéridos altos, todo mal. Estaba redondo, hinchado. Ahora bajé de 89,5 a 84, volví a comer bien, puedo dormir…

-Ahí renunciaste al fútbol.

-Sí, mi analista me dijo: “No podés hacer todo, flaco. Tenés que elegir lo que te haga bien. Así no podés seguir”. Yo en el fútbol no me veía feliz. Me dije: “Esto no va más”. Y me quedé con la tele que es mi laburo y lo que amo hacer.

Marcelo y Guillermina en la apertura de ShowMatch. Ella es la “doctora” por el pico de estrés que sufrió este año (Foto: Jorge Luengo)

Marcelo y Guillermina en la apertura de ShowMatch. Ella es la “doctora” por el pico de estrés que sufrió este año (Foto: Jorge Luengo)

Confiesa que sus 57 años llegaron trayéndole una fuerte melancolía por sus primeros años en Bolívar. “Siento nostalgia, extraño a mi padre, el no tenerlo. Cuando vuelvo a Bolívar recorro las calles buscando los olores y memorias de mi niñez”.

La edad, por otra parte, lo encuentra pleno como hombre junto a Guillermina Valdés (39), luego de cinco años de relación y un hijo: Lorenzo (3). “Estoy muy enamorado. Guille es maravillosa”.

Marcelo siento admiración y orgullo por su mujer. Y no descarta boda (Jorge Luengo)

Marcelo siento admiración y orgullo por su mujer. Y no descarta boda (Jorge Luengo)

Se le iluminan los ojos cuando habla de sus hijos. “Soy un papá cercano, no un papá amigo”, define. Micaela (28), Candelaria (26), Francisco (19), Juana (14) y Lolo, son sus amores. Dante (16), Paloma (14) y Helena (11) -los chicos de Guillermina a quienes adora- hoy forman parte de su gran familia ensamblada.

Por último, y más allá de la tele, una nueva idea ronda por su cabeza: “No descarto lanzarme a la política”. ¿Marcelo Presidente?

Sobre todo esto hablaremos en este día de lluvia en donde el hombre más importante de la televisión ha decidido parar todos los relojes.

“Para mí la tele es mi casa”

Es el primer año, desde que fundó Ideas del Sur en 1996, que Marcelo Tienlli no es dueño de su productora. Se la vendió al grupo Indalo y tiene contrato con El Trece hasta fin de año.

Soy un empleado. Y me siento liberado de carga, de compromisos. Es como que me saqué un tema de encima. Estoy bien.

-¿Te gusta tu nueva “casa”?

-El otro día grabé con Lorenzo la promoción y dije “éste es el lugar donde estuve siempre. Qué bueno estar acá”. Cuando voy al estudio digo “guau”. El camarín mío: “qué lindo, puedo recibir gente, mi vestuario está al lado”. Empiezo a ver otras cosas que están buenas. Y estoy en una etapa de mi vida donde me gusta ir más libre, más desprendido.

Con su hijo Lolo, de tres años, grabó la prono del programa

Con su hijo Lolo, de tres años, grabó la prono del programa

-¿Qué esperás para mañana en el lanzamiento?

-Yo tengo dividió en dos el programa. Primero, el lanzamiento que para mí es como el Super Bowl. Y después está la diaria. Y pienso que en la diaria tiene que ver con contar historias de los participantes, los conflictos, los amores, los casamientos, las peleas, las traiciones, lo que puede ser una novela.

-¿A qué le tenés fe este año?

-Creo que este año la cosa diferenciadora -y donde yo tengo mucha fe, por ahí me equivoco- es la incorporación de las personas comunes, la no famosas. Esto surgió el año pasado, cuando fue la mucama de Luciano Castro y Sabrina Rojas, Momi, y generó -más allá del rating- un momento de “uy mirá, ésta viene con otros códigos”. Y ella con “viajo en un bondi y la gente me saluda gracias a vos” o “fui a bailar y me regalaron dos tragos”… Entonces dijimos “qué bueno poder buscar una mujer común para ver qué pasa”. Se presentaron 7.000 al casting y elegimos dos.

-Y si funciona, ¿chau famosos?

-No, pero si esas dos funcionan, por ahí después hay cuatro, seis, por ahí hay ocho, dieciséis, treinta y dos. No sé. Pero hay una punta donde va a haber algo diferente.

Junto a Adrián Suar y Pablo Codevilla en el divertido sketch de la apertura (Foto: Jorge Luengo)

Junto a Adrián Suar y Pablo Codevilla en el divertido sketch de la apertura (Foto: Jorge Luengo)

-¿Te imaginás ShowMatch con otro conductor?

-No, no puedo ser hipócrita, porque todo el programa tiene tiene mucho que ver conmigo. De hecho, nosotros hicimos la apertura -que va a durar más de 40 minutos-, que arranca desde los ganadores Peter Alfonso y Flor Vigna, pasa Mariana Fabbiani y termina en Mirtha Legrand como psicóloga y con Adrián Suar y Pablo Codevilla llevándome en colectivo. Todo eso es una sátira a que me rajaron del estudio de Ideas y al estrés que tuve, por eso Guillermina es la doctora. Todo tiene que ver con lo que me pasó.

-¿Tanto sentimiento ponés en tu trabajo?

-Yo hago tele, pero no como un trabajo. Para mí es como un encuentro en casa donde hay cámaras que nos están tomando ¿entendes? Por eso está la emoción.

-Pero en el piso de ShowMatch, ¿sos vos o es un personaje?

-La persona que está ahí es un personaje. Yo no me reconozco totalmente, porque hay un montón de cosas que la gente no sabe de mí aún creyendo conocerme absolutamente. Es un personaje cercano a mí, sí, pero es un personaje.

-Contame la diferencia.

-Yo no ando todo el día con el oso Arturo tirando papelitos por la calle. Y creo que una de las cosas del secreto del éxito es esa: todo lo que hacemos parece muy simple, algo que cualquiera podría hacer, pero es muy difícil. Y a mí me sale naturalmente. Pero no soy ese todo el tiempo. Yo me voy a casa y por ahí termino comiendo solo a la una y media de la mañana dos milanesas que me dejaron en la cocina. Me acompaña Guille, que charlamos un ratito del programa y nos vamos a dormir. No es que termina el programa y salimos todos a comer y seguimos de fiesta. Tengo una vida un poco diferente a la de la tele.

El programa inaugural de su temporada 28 tendrá un lanzamiento de 40 minutos con todas las grandes estrellas

El programa inaugural de su temporada 28 tendrá un lanzamiento de 40 minutos con todas las grandes estrellas

-¿Querés hacerme una mini agenda de tu vida fuera de la tele?

-Ayer arrancamos a la mañana en el jardín con el Lolo, en el acto del cole Y terminé a la noche en una reunión del directorio de Ginebra ayudándola a Mica. Entonces arrancás cantando “Lunita tucumana” con las empanadas a las 11 de la mañana y terminás metido en los negocios de tus hijos. Yo aprendo de todos mis hijos, me nutro mucho de ellos. Me encanta.

“Trato de cuidar a mis hijos de la alta exposición”

Primero los paparazzi, siempre y en todo lugar. Luego, las fotos en Instagram de Juanita. Fran, a pesar de su bajo perfil, en alguna fiesta con amigos y sus imágenes en Facebook. Mica en la presentación de Ginebra, y allí todos los canales de tevé. Cande y sus tatuajes revolucionando las redes. Todos en las fotos de sus perfiles sociales. Marcelo disfruta -y a veces sufre- cada vez que sus hijos aparecen en una foto pública.

– ¿Te preocupa la exposición que pueden tener tus chicos?

-Sí, sí, sí. Trato de acotárselas lo más que puedo. Guille también tiene mucho cuidado con la exposición para que sus hijos estén más libres y puedan estar más tranquilos. Con Paula (Robles) cuidamos en su momento a Fran y a Juana. Todos tratamos de preservarlos.

Candelaria Tinelli: “Ella es escorpiana, apasionada, tiene mucha personalidad, no le importa nada lo que dicen los demás”

Candelaria Tinelli: “Ella es escorpiana, apasionada, tiene mucha personalidad, no le importa nada lo que dicen los demás”

-Parece difícil, porque Juanita sube una foto a Instagram y la levantan todos los medios.

-Es así. Se lo tratamos de explicar, y nos dice “todos los chicos lo hacen”. Pero ella tiene que saber que en su caso es distinto. Le tenés que decir: “La salvedad es que tu papá es quién es y entonces genera una cosa más grande. Y después, cuando quieras viajar en bondi o quieras ir a comer a un lugar te van a romper más las bolas”.

-¿Lo entiende?

-Mirá, el otro día fue a un cumple de 15, y me dijo: “Los chicos me pedían fotos a mí”. “Y bueno, eso es lo que yo te digo, ese es el costo que vas a pagar”. “Bueno, pero yo quiero subirlo”. “Está bien, subilo al Snapchat, pero fijate, cuidate”.

-Candelaria haga lo que haga siempre va a ser noticia. Supongo que ya lo tenés asumido.

-Cande es especial, a ella no le importa. Es escorpiana, se la banca, tiene personalidad. Yo le digo “no te pelees”. Más allá de que es una excelente empresaria, responsable, trabajadora -la verdad es que estoy orgulloso-, con el tema de subir fotos no tiene drama.

-¿Y a vos como papá qué te pasa cuando la ves tan expuesta?

-A mí particularmente cuando las veo así, digo: “Si podemos parar un poquito parémoslo un poquito”. Pero nada, son chicas.

Mica Tinelli tiene un perfil bajo. Se cuida y no le gusta la exposición

Mica Tinelli tiene un perfil bajo. Se cuida y no le gusta la exposición

-Mica es más perfil bajo.

-Mica no se expone. Francisco tampoco. El está trabajando en producción de cine, tranqui (una película con Valeria Bertuccelli que apoya Marcelo). Cada uno tiene sus cosas. Pero son etapas. Por ahí el día de mañana cambian. Juani ahora se expone menos que hace un par de años. Ella cambió de colegio, empezó la secundaria en otro lado. Entonces, se van dando cosas grupos diferentes. La pregunta es ¿me preocupa? Sí, tratamos de regularlo en lo que podamos.

-¿Y los tatuajes de Candelaria? En algún momento no te gustaba que se hiciera tantos.

-Cande es una chica muy bella. Algunos de sus tatuajes me gustan, otros no tanto. Pero yo tampoco puedo hablar mucho porque estoy todo tatuado.

-¿Sos papá-amigo o papá-papá?

-Soy papá cercano, amigo no. Un papá cercano con el que se puede hablar todo, pero no soy amigo de “qué hacemos, vamos a salir”, ellos son mis hijos. Tengo una muy linda relación con todos, muy cercana, de mucha confianza y prefiero que me cuenten las cosas, buenas o malas, prefiero saberlas.

Francisco Tinelli estudia cine y trabaja en una productora

Francisco Tinelli estudia cine y trabaja en una productora

-Lolo te agarró a otra edad.

-Lorenzo me puede más. Yo con Mica y Cande fui más riguroso. Hasta ellas me dicen: “Pero papá, con nosotras no eras así, él hace cualquier cosa. Te tiene atrapado…”. Sí, la verdad me tiene tomado. Guille, gracias a Dios, es una madre más firme. Porque yo soy más “dale, está todo bien, sí te permito”. Con Mica y Cande me costaba menos. Con Francisco y Juana fue un 50 y 50. Y acá es como que todo “sí”. Si fuera por mí sería “sí vamos, cómo no mi amor”. Me tienen que frenar.

“Me siento casado con Guillermina”

Hace cinco años que están juntos. Tuvieron una crisis y la superaron. Llegó Lolo a sus vidas. Siguen tan enamorados -o más- que el primer día. Viven en la misma Torre en Palermo, pero en departamentos separados: Marcelo en el piso 24 (con sus hijos) y Guillermina en el 10 (con los propios y el benjamín de la familia).

– ¿Es la fórmula de la felicidad?

-Ja, ja, ja. Me parece que es una fórmula. A nosotros nos rinde. Lo que rinde para unos no quiere decir que sirva para otros. Nosotros estamos así porque no solamente respetamos la independencia de pareja sino la independencia de nuestros propios hijos. Ella tiene tres hijos de otro matrimonio, uno en común que vive también en su departamento… Y después yo tengo cuatro y dos que siguen viviendo conmigo. Juani vive con la mamá pero viene bastante, y Mica ya se está yendo. Creo que si estuviéramos todos juntos todo el tiempo el ritmo sería diferente. Y la verdad es que la convivencia es muy buena porque podemos estar juntos cuando queremos, nos elegimos. Y después cada uno tiene su propia vida, sus historias en pisos diferentes. A nosotros nos va bien.

Se aman desde hace cinco años y viven en departamentos separados: “Es una fórmula que a nosotros nos funciona como familia ensamblada”

Se aman desde hace cinco años y viven en departamentos separados: “Es una fórmula que a nosotros nos funciona como familia ensamblada”

-¿Después de dos matrimonios, te casarías con Guillermina?

-Yo me siento casado, un papel a mí no me cambia. En un momento sí quería, quería casarme con Paula por Iglesia. Pero, por ahí es algo que el día de mañana podríamos decidir juntos para que a Lorenzo sienta que los papás están casados. Estaría bueno, pero tiene que ser una decisión de dos.

-Obviamente se sienten casados. Yo hablaba de algo más romántico, de esa cosa más proponerle matrimonio…

-No lo hemos pensado aún, pero puede ser. No digo que no. No lo descarto. Al contrario, puede ser interesante y lindo vivirlo en algún momento.

“Me gusta la tele en vivo”

Con un nuevo café, Marcelo vuelve a la tele. ¿Cómo es él como televidente? “Soy un tipo de ver mucho deporte, los canales deportivos, hago zapping”. Pero no tiene idea de cómo son las latas extranjeras que tanto ráting han cosechado: “Nunca las miré, no me atraen”.

¿Integra el club de los adictos a Netflix? “Soy de Netflix en series y cine. Pero Netflix no es la tele. La tele es la tele nuestra. Y en tele no soy de engancharme con las ficciones, veo más programas que me acompañen desde el vivo: deportes, noticieros y programas de entretenimiento. Por eso a mí me gusta hacer el programa en vivo”.

“Este año haremos Facebook Live en los cortes. Queremos atraer a un público que ya no mira tele abierta”

“Este año haremos Facebook Live en los cortes. Queremos atraer a un público que ya no mira tele abierta”

-¿Qué rating esperás?

-Entre 13 y 14. Nosotros el año pasado hicimos más o menos 17 (16.94) y el número uno fue Moisés que hizo 17.04. Todos los programas este año perdieron entre 3 y 4 puntos. Los líderes hoy hacen entre 13 y 14, es lo que está marcando la tele que tiene el 46% del share. Yo analizo mucho el número. Si hacemos 11, vamos a intentar subir esos dos o tres puntos. Y si hacemos 15 o 16 estaremos re contentos.

-¿Qué tenés que hacer para seducir a los más jóvenes que casi ya no ven televisión abierta?

-Mis hijos no ven tele como miro yo. Así que tenés que tratar de atraerlos de alguna manera, sin perder lo que tenés. La tele para mí hoy es mujeres mayores de 35, 40, mayoría. Si vas a formatos muy para chicos, perdés a los grandes. Nosotros tenemos que tratar de volver a meter público en la tele. Alguno que se fue, que dejó de estar, ver si lo podemos atraer otra vez. Ese va a ser nuestro esfuerzo.

-¿Por qué no convocaste figuras internacionales?

-Porque económicamente no nos daba. Económicamente y a nivel compromiso. Las figuras vienen y después su participación se empieza a trabar por sus trabajos en el exterior. Rendían para la foto, pero no para el programa

El jurado del Bailando: Ángel De Brito, Carolina Pampita Ardohain, Moria Casán y Marcelo Polino

El jurado del Bailando: Ángel De Brito, Carolina Pampita Ardohain, Moria Casán y Marcelo Polino

-De los personajes que tenés, ¿quién te genera expectativa?

-Hay que ver qué pasa con los personajes -por ejemplo Nai Awada- que son fenómenos en las redes sociales. Por ahí la llevás y “¿quién es?”. Porque cuando vos crees que la vida pasa por Twitter, después está la vida real y te llevás un chasco.

-¿Desde el programa vas a hacer algo con las redes?

-Vamos a hacer Facebook Live en los cortes. La otra vez lo empezamos a hacer en las grabaciones de la apertura, y fue maravilloso: explotó. Esto nos va a dar elementos para poder atraer público, no tengo dudas.

-Paso al Bailando. De los participantes de todos estos años, ¿cuál disfrutaste más?

-No sé, tantos anduvieron por ahí… Ruggieri me gustaba mucho. También los diálogos con Charlotte Caniggia. Y ahora la Tigresa de Oriente, que es una mujer de 71 años con un novio de 25. A mí todo eso que suene un poco bizarro me gusta.

-¿Por qué Solita no está más en el jurado?

-Entendí que necesitábamos achicar un poco el jurado, que cinco eran muchos y las devoluciones se hacían un poco largas. Eran tres mujeres y dos hombres, y había que elegir una mujer. Entonces sentí que tanto Moria como Pampita nos daban un color especial, Solita está buenísima también pero había que elegir. Se lo expliqué a ella…

-¿Qué tienen Moria y Pampita para ser las elegidas?

-Moria es funcional al programa, lo que se necesita, es picante. Y Pampita sigue mucho el programa, le gusta el baile, sabe, está atenta a las cosas, le pone mucho foco y tiene carácter.

La melancolía de su infancia

Dice que extraña los olores de su padre, Don Dino Hugo Tinelli, a quien perdió cuando tenía sólo 10 años. Y lamenta no tenerlo cerca. “No tengo un recuerdo de un papá presente, salvo cuando era muy chiquito. Pero a pesar de los problemas que tuvo con el alcoholismo y todo lo feo que vivió, tengo lindas imagenes de mi infancia”. Una infancia en Bolívar en la que “como mucho soñaba con estudiar en La Plata o conseguir un empleo en algún local de mi ciudad”.

Confiesa, emocionado, que su mamá llegó a verlo exitoso. “A pesar de que su depresión y enfermedad psiquiátrica me habían convertido un poco en su papá, porque yo tenía que cuidarla”. Pero Don Dino nunca pudo imaginar este destino de estrella. “Yo le decía que quería ser astronauta y jugador de fútbol”, rememora.

-Creo que cuando llegás a cierto momento de tu vida, me pasa a mí, la melancolía toma una parte grande de tus días. Me emociono, me pongo mucho más sensible, más vulnerable.

“Siento melancolía de mi infancia. Extraño a mi padre. Quisiera tenerlo para compartir más cosas”

“Siento melancolía de mi infancia. Extraño a mi padre. Quisiera tenerlo para compartir más cosas”

¿Y qué hacés cuando te invade la melancolía?

-Hoy me permito esos momentos, reconocerlos, transitarlos, vivirlos como tal. Nada de “yo puedo, voy a superponer esto, ay que tremendo”. Es lo que es y trabajás para tratar de estar mejor. Pero desde un lugar de reconocimiento, no voy a tapar nada. El súper poderoso de “yo puedo o me voy a morir acá”, no va.

-¿Tiene que ver con la finitud de la vida? ¿Quizás con lo vulnerable que pudiste sentirte después de tu problema físico?

-No, ¿vos sabés que eso me pasó cuando cumplí 38 años? Ahí sí tuve un rollo gigante, porque mi papá murió a los 38. Entonces pensé que no superaba esa edad.

-Terrible.

-Fue tremendo. Un año muy bueno a nivel laboral -el 98-, pero muy difícil en lo personal. Tuve muchos ayudas de psicoanálisis, psicólogo, porque en un momento sentí que me podía pasar algo ese año. Todos somos en algún lugar frágiles y además está bueno…

-¿Cómo es esa melancolía e tu niñez?

-Por ejemplo, fui a Bolívar y me movió todo, como nunca antes. Lloré mucho. Llegar allá, encontrarme con mi papá y mi mamá en las palabras y los recuerdos de los amigos. Comer en la casa del intendente un asado un día de semana, tomar un vino. Comer un matambre casero. Pasar por la que era mi casa, la casa de mi abuelo. Ir a la Municipalidad, saludar a los empleados. Esas cosas… me volví a ver en Bolívar pero no ahora a los 50 y pico sino cuando tenía 8.

Papá y compinche con sus hijos mayores, papá baboso con Lolo

Papá y compinche con sus hijos mayores, papá baboso con Lolo

-¿Extrañas?

-Sí, extraño mucho. Extraño a mi papá, no poder tenerlo. Me hubiera gustado poder compartir más cosas con él. Mi papá, pobre, hizo lo que pudo conmigo… Pensar que todo esto que tengo en los medios arrancó con él que era periodista, y con mi abuelo que era dueño de un diario.

-Decís que esto que hoy tenés en los medios arrancó con él. Contame cómo. Recordemos a tu papá.

-Mi papá no podía imaginar que yo quería ser periodista, pero me daba esas hojas de cuaderno y, en un partido de Empleados de Comercio contra El Fortín, me decía: “Tomá nota de la formación de los equipos”. O sea que en un lugar vos no les decís las cosas a tus hijos, pero con ciertas actitudes lo marcaste al pibe para más adelante. Si íbamos a un vestuario, agarraba las hojas y me decía: “Tomá nota del equipo mientras yo charlo con éste”. Yo estaba “el 1 Pérez, el 2…”. Y es lo que yo después hice de grande cuando vine a Radio Rivadavia. En ése entonces tenía 9 años.

-¿Y qué te pasaba siendo tan chiquito cuando tu papá tomaba?

-Cuando lo veía así me daban ganas de ayudarlo, de abrazarlo, de aliviar su pena. No me quedé con nada para reprocharle. Él hizo lo que pudo.

“No descarto lanzarme a la política”.

Una sola frase alcanzó para que el teléfono de Marcelo Tinelli estallara: “¿En qué partido vas a estar?”, “¿Ahora vas a ser competencia?”, “¿Me vas a enfrentar?”, “Te invito a que conversemos”, “No me dejes afuera de la foto”, “¿Querés ir ya en la lista?”.

Gobernadores, intendentes, legisladores, operadores, inundaron el whatsapp del conductor con mensajes cargados de ansiedad y -por qué no- cierto disimulado temor.

Mirtha y Marcelo durante la grabación. El ahora no descarta meterse en política, ¿qué dirá la Chiqui?

Mirtha y Marcelo durante la grabación. El ahora no descarta meterse en política, ¿qué dirá la Chiqui?

Marcelo se acerca al ventanal. La lluvia persiste. Pero la charla cambia de clima. Tinelli habla de sus ganas de meterse en política. Aclara que no va a referirse a la actualidad del país: “Cada cosa que digo sirve para que me pongan a favor de uno y en contra de otro. Creo que, después de tantos años, aprendí y me cuido un poco más”.

Se sorprende ante la primera pregunta: ¿Esta noche vas a comer con Mauricio Macri?. Abre los ojos: “¡Yo no sé cómo se filtran las cosas! Me llamó Daniel, el hermano de Juliana, para preguntarme si queríamos ir esta noche a las nueve, no sé si es locro o qué… Guille tiene teatro así que va a ir más tarde”.

-¿Cómo está hoy tu relación con Mauricio Macri?

-Con Mauricio somos amigos desde hace muchos años. Lo conocí a principios de los 90 en Punta del Este, así que imaginate. Compartimos muchos momentos importantes de nuestras vidas. Está todo bien.

Tinelli y Mauricio Macri: “Nos conocemos desde los 90. Compartimos cosas importantes de nuestra vida. Somos amigos” (AFP)

Tinelli y Mauricio Macri: “Nos conocemos desde los 90. Compartimos cosas importantes de nuestra vida. Somos amigos” (AFP)

-¿Es uno de los que te llamó cuando dijiste que no descartabas lanzarte a la política?

-¡Nooooo! Primero, que no lo descarte no quiere decir que me meto ya. A todos los que me llamaron con “fijate el partido”, “vas a estar en contra o vas a estar a favor”, les dije que no. Ni moví un dedo, no hice nada.

-¿Qué te pedían los políticos?

-Reuniones, fotos, “vení ¿querés ir ya en la lista?”. Cero. Dije: “no descarto”. Y si un día tomo la decisión de ingresar en política me gustaría estar preparado.

-¿Querés ser presidente?

-Hoy, a los 57 años, después de 28 con el programa, digo: la política. Porque todo lo que tenga que ver con ayudar, estar cerca, poder cambiarle la vida a la gente es algo que me gusta. Tengo vocación de servicio.

Macri y Tinelli en Olivos el año pasado, luego de la imitación de Freddy Villarreal con los pantalones bajos y el ataque de trolls en redes sociales contra el conductor (Presidencia)

Macri y Tinelli en Olivos el año pasado, luego de la imitación de Freddy Villarreal con los pantalones bajos y el ataque de trolls en redes sociales contra el conductor (Presidencia)

-Dijiste que para hacer política te querías preparar. ¿Qué crees que te falta?

-Me gustaría estudiar ciencias políticas, trabajar en eso. Poder ver todo lo que es el sistema electoral argentino, cómo es el sistema de coparticipación, el tema económico, el tema político, el tema de la política latinoamericana, interiorizarme un poco más. Creo que para una responsabilidad tan grande hay que estar preparado.

-¿Ideológicamente dónde te parás?

-No tengo una posición ideológica muy clara porque yo vengo de una familia totalmente antiperonista. En algún momento tuve ideas más peronistas, en otro no tanto. Soy una persona de centro, centro izquierda.

-¿No hay ningún partido político que te represente hoy?

-A mí en general lo que me pasa es que no tengo ganas de hablar de política.

La visita de Scioli antes del cierre de campaña, se dijo, provocó el enojo de Macri. “No me puedo hacer cargo de las lecturas que hacen otros”, dice el conductor

La visita de Scioli antes del cierre de campaña, se dijo, provocó el enojo de Macri. “No me puedo hacer cargo de las lecturas que hacen otros”, dice el conductor

-¿Por qué?

-Porque cada cosa que digo de política siempre es contra de uno, a favor del otro. Fue Menem un día, se sentó en el programa: fui menemistas. Los raporteros le pegaron: fui anti menemista. Un día comí con Antonito, Aito y Shakira: era delarruista. Después prácticamente lo saqué con el helicóptero a De la Rúa. Compré Radio del Plata, y Néstor Kirchner me la aprobó: fui kirchnerista. Cristina nunca me atendió el teléfono, me echó de todos lados…

-Cristina Kirchner te dijo “idiota” en las conversaciones con Parrilli…

-Idiota fue lo más leve… Fui anti kirchnerista. Yo era un tipo que no me querían.

-Bueno, dentro del FpV Scioli te quería.

-¡Ah cierto! Después vino Daniel al programa: fui sciolista. Después, como tuve buena onda con Macri: ah, ahora soy macrista. Me da ganas de decir: “Pará flaco, yo soy una persona, un argentino que no tiene ganas de hablar de política”.

-Se dijo durante mucho tiempo que Macri no te perdonó que hayas llevado a Scioli a tu último programa y que te lo cobró no dándote apoyo en la AFA. Y hubo otros que dijeron que jamás iba a apoyar tu candidatura, porque el fútbol había sido su trampolín para la política y no te iba a regalar ese lugar nunca.

-Mirá, si ese es el precio que yo tuve que pagar creo que fue mínimo. Tendría que haber pagado más porque finalmente salí de un tema (la AFA) que no tengo ganas de estar hoy. Pero no siento que sea así, más allá de la interpretación que hagan. No hubo tanta elucubración. Yo seguiría haciendo lo mismo que hice.

Marcelo piensa en la política, pero también en el show: acá, junto a Pico Mónaco en un delirante sketch de la fantástica apertura

Marcelo piensa en la política, pero también en el show: acá, junto a Pico Mónaco en un delirante sketch de la fantástica apertura

-Pero este es año político. Y sabés que pesa tanto que estén como que no estén en tu programa.

-No me hago cargo de lo que le pase al otro. Yo tengo relación con Horacio (Rodríguez Larreta), es mi amigo, Bárbara Diez organiza las fiestas de cumpleaños de mis hijos… Pero no por eso hago diferencia ¿viste? Acá la gente te pone siempre en un lugar. Yo a Mauricio lo conozco desde los 90. A Daniel lo conozco desde el 80 y pico cuando corría. Toda esta gente que ahora ha llegado a estar cerca de la política, son gente de mi edad y a quienes conozco desde siempre. No me voy a hacer cargo de lo que dicen. En el programa van a seguir pasando figuras. Y en la apertura fílmica lo puse este año a Horacio Rodríguez Larreta, Santilli, Urutubey -que estaba con Isabel-, y no pudieron estar Massa y Stolbizer, porque no llegó Margarita de afuera.

-¿Le pediste a Macri?

-A Macri también lo quiero. Tengo una idea pensada que todavía no le conté. Van a estar todos.

-No tenés a nadie del kirchnerismo ahí.

-Va a haber seguramente.

-¿Acaso porque no ves un referente fuerte?

-Si aparece Randazzo, después estará Randazzo y vendrá al programa. Y si se da que el día de mañana venga un kirchnerista, me parece perfecto. Pero no me quiero meter en éste sistema de la política, este año que es un año político. Va a haber política, pero no va a estar como antes. Que quede claro que esto no obedece a un plan maquiavélico: no nos vamos a meter para hacerlo mierda a éste o para cuidarlo a éste otro. El humor va a estar representado por Freddy Villarreal y en algunos casos con Roberto Peña.

-Después de tus declaraciones, cualquier cosa que hagas va a tener una doble lectura política.

-Nosotros no lo pensamos así: “Si vino un kirchnerista ahora tiene que venir un macrista y un massista”. Este país está como muy fragmentado: a ver, de qué lado te vas a poner vos, si estás acá vas con esto y si no te pasan factura los otros.

-¿Vos de qué lado de la grieta estás?

-No me doy cuenta si estoy en un lado porque me quiero correr para el medio y unirla ¿entendes? Pero, para unirla, una de las cosas que podemos hacer como país es estar siempre en el medio de la grieta.

-¿Qué es la grieta para los argentinos?

-Una de las mayores pobrezas que tiene este país es estar divididos y enfrentados todo el tiempo. Hay cosas que nos unen: por ejemplo el 25 de mayo, nos emociona la fecha Patria; o las cosas solidarias. Pero después siempre estamos peleados.

Marcelo Tinelli, en la presentación del Bailando 2017

Marcelo Tinelli, en la presentación del Bailando 2017

-¿Es histórico el enfrentamiento?

-Sí. Yo me acuerdo de mi abuelo discutiendo… eran tremendas las mesas entre radicales y peronistas en aquella época. Pero, uno tiene que contribuir a la unión. Y además, al respeto en el disenso, a que el otro puede pensar diferente y valorarlo, a no desprestigiar.

-Los políticos corrieron a llamarte, ¿tenés pensado a qué sector o partido acercarte?

-Sé que todo el mundo está haciendo una lectura de lo que dije. Pero más allá de la lectura que hagan, yo no estoy empezando a trabajar con nadie ni quiero congraciarme con un partido, ni acercarme a ningún dirigente. No hice ni un solo movimiento. Y estoy tranquilo porque a todos les he dicho lo mismo: es una idea, es algo que no descarto.

-¿Te querían todos?

-No sé si me querían o algunos ya se ponían nerviosos. O me mandaban mensajes por otro, y me decían: “che, mirá, se quedó preocupado tal tipo porque vos…”. O: “pero si querés ser político, ¿por qué no lo haces conmigo?”. Hay algunos algo ansiosos… Sólo digo que yo hoy no lo descarto, veré el día de mañana.

Anuncios

Autor:

Si avanzo sigueme si me paro empujame si retrocedo matame.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: