Jorge, ¿cómo fue que te olvidaste de los sueños junto a Diego?

Diego Maradona le abrió su corazón entregándole una amistad fraterna. Y Jorge Cyterszpiler lo hizo “hermano de la vida”

Jorge Cyterszpiler y Diego Maradona estuvieron juntos hasta 1985

Jorge Cyterszpiler y Diego Maradona estuvieron juntos hasta 1985

Se conocieron cuando Diego jugaba en Los Cebollitas y Jorge iba a la cancha de Argentinos Juniors. Allí, en un espacio doloroso, Jorge lloraba a su hermano Eduardo, prematuro viajero a un paraíso para futbolistas desconocidos.

Diego Maradona le abrió su corazón entregándole una amistad fraterna. Y Jorge Cyterszpiler lo hizo “hermano de la vida”.

A los 9 años, todo cuanto se aloja en el corazón parece eterno. Diego jugaba al fútbol y soñaba con llegar alguna vez a la Selección. Jorge sobrellevaba con dignidad la poliomielitis que diferenciaba el paso de su pierna derecha.

Muchas tardes después de los entrenamientos compartían la leche con factura en la casa de Jorge. Y otras, infinitas al cabo del tiempo, ya sea por la lluvia, el frío o el cansancio, Diego se quedaba a dormir en la casa de Jorge, evitando el interminable y oscuro viaje a Fiorito.

Los amigos crecieron juntos. Y juntos fueron viviendo las sensaciones inaugurales de la vida. Se trataba de una relación pura, plena de sueños y esperanzas.

Diego y Jorge, eran “hermanos de la vida”

Diego y Jorge, eran “hermanos de la vida”

Pero uno era atleta y el otro tenía una capacidad física diferente. Uno era actor de un destino glamoroso y el otro su amigo “de La Paternal, no su único amigo…”

Diego se ocupó hasta la adultez de compartir con su amigo Jorge nada menos que la vida. Lo nombró su representante después que el Flaco Menotti no lo incluyera en la lista de la Selección para el Mundial 78′.

-¿Y cómo hago Diego?, le preguntó la tarde del debut en Primera División frente a Talleres de Córdoba, el 20 de octubre de 1976.

-Preparate Jorge, te necesito. Tenés que aprender inglés, administración, algo de finanzas. Nada, una estupidez, porque lo principal ya lo tenés y estarás conmigo toda la vida.

-¿Y qué es Diego?

-Lealtad, sentido de la amistad, lo demás viene solo.

Crecieron juntos y compartieron sus sueños de la infancia (@MaradonaPICS)

Crecieron juntos y compartieron sus sueños de la infancia (@MaradonaPICS)

Fue cierto. La transferencia de Argentinos a Boca -22 de febrero de 1981-la gestionó el propio Diego presionando a Cyterszpiler para que arreglara con el Xeneize el pase. En tales circunstancias, el por entonces empleado del Banco Federal Guillermo Cóppola tuvo un papel fundamental. Fue quien convenció a los jugadores de Argentinos de ser parte de la operación:

-¿Viste Jorge cómo se hace?, reflexionó Maradona ante la satisfacción de toda la familia.

-Viveza, sinceridad, simpatía, ¿viste cómo lo hizo Cóppola?, bueno así de aquí en adelante.

El chico ya hombre aprendió rápido. En menos de un año –1982- estaba sentado en la presidencia del Barcelona gestionando la transferencia más espectacular de la temporada, el pase de Diego Armando Maradona.

En Mar del Plata, en la década del 80, junto a los “galancitos” Ricardo Darín y Carlín Calvo

En Mar del Plata, en la década del 80, junto a los “galancitos” Ricardo Darín y Carlín Calvo

Los amigos de la infancia habían perdido la candidez de sus charlas infantiles. Se hablaba de dinero. Se discutían intereses. Y aquella frescura adolescente de los chistes y las quimeras, eran hoy reuniones formales.

Los crecimientos fueron desiguales. Maradona era el mejor jugador de fútbol del mundo y los requerimientos del Barcelona, de la comunidad periodística catalana y de toda Europa, habían transformado las sonrisas permanentes en gestos adustos y actitudes severas. Así, Diego y Jorge seguían su incondicional amistad pero sin disfrutar de los sueños. Ahora había realidades y obligaciones. Para colmo, dos parates fatales en la actividad de Diego: una hepatitits y una fractura propinada por el Vasco Goycotchea.

Ese tiempo de recuperación cambió el carácter de Diego. Y también el de Jorge. Y por qué no, el de ambos entre sí.

La transferencia a Napoli resultó, en principio, una bendición. Diego se hallaba cómodo, la rompía en la cancha, se había transformado en un moderno Dios de la ciudad y Jorge podía sobrellevar su actividad, con tensiones soportables.

De Los Cebollitas a Argentinos, de allí a Boca, luego al Barcelona y al Napoli. Todo el camino lo hicieron juntos (Gentileza As)

De Los Cebollitas a Argentinos, de allí a Boca, luego al Barcelona y al Napoli. Todo el camino lo hicieron juntos (Gentileza As)

La idea de Maradona Producciones estuvo inspirada en objetivos indiscutibles. Diego era una “fábrica” de generar recursos y en la medida en que el mundo se ampliaba, se expandían las posibilidades recaudatorias. A su vez, en Napoli había nacido una industria “trucha” de merchandising con la imagen de Diego, obviamente de manera ilegal.

Cuidando los intereses de su representado, Jorge hizo sentir su queja y hasta inició una demanda. Pero alguien en algún lugar de una montaña le hizo saber a Diego que mucha gente podía comer gracias a esa truchada y que sería “inconveniente” insistir con cualquier tipo de reclamo. Fue así que Maradona dejó pasar la situación, interrumpió cualquier acción iniciada o por iniciarse y en muchas esquinas de Nápoles o adyacencias del estadio San Paolo siguieron vendiéndose camisetas, banderas, muñequitos, banderines, vasos, almohadas y otros artículos con la imagen de Diego.

Entonces, nació Maradona Producciones con sede en Buenos Aires. Una empresa organizada para representar los intereses de Diego en todo el mundo. Algo serio y formal que pudiera exceder la voluntad de Diego, pues él “sería una parte” y no el todo de la empresa.

De tal manera podría evitarse que cualquier “capo Camorra” recurriera personalmente a Diego para conseguir el permiso que le permitiera vender merchandising ilegal.

Jorge quedó al frente. Pero también en esa empresa trabajaban familiares y otros amigos. No hubo caso. Y el final de la empresa -en 1985 Cyterszpiller presentó su renuncia a la vicepresidencia-, fue también el final de la relación entre los amiguitos que tomaban la leche mientras fantaseaban con el futuro.

Cyterszpiler, Diego y Claudia Villafañe en tiempos felices

Cyterszpiler, Diego y Claudia Villafañe en tiempos felices

Estos dos grandes amigos sellaron un pacto, el último entre ellos: jamás uno hablaría sobre el otro en cualquier circunstancia que fuere. Y nunca explicarían las razones de la disolución. Pues lo que dejaba de funcionar no era una empresa, era algo más sagrado, la amistad.

A Jorge le fue muy bien profesionalmente. Llegó a representar alrededor de un centenar de jugadores o entrenadores desde 1986 hasta ayer. Lo hizo como le había pedido Diego, con dignidad.

Ayer, cerca de la una de la tarde, decidió terminar con su vida. En el instante final no miró hacia atrás, hacia el pasado, hacia aquella infancia cuando se prometieron ganarle al destino con una vida para honrar y disfrutar.

Jorge, ¿cómo fue que te olvidaste de los sueños junto a Diego?

Jorge Cyterszpiler en una foto de 2015 (Télam)

Jorge Cyterszpiler en una foto de 2015 (Télam)
Anuncios

Autor:

Si avanzo sigueme si me paro empujame si retrocedo matame.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: