El ascenso de Camila Salazar: de “hermana de” a psicóloga e influencer

Luego de posar para Teleshow en una sensual producción de fotos, la actriz, psicóloga e influencer se sienta a dialogar. Graciosa y descontracturado, habla de su presente, las redes sociales, el papel de bomba sexy y su paso por “Combate” como notera: “¿Viste cuando te probás una remera y te queda más cómoda?”

Ver a Camila Salazar posando para una producción de fotos es toda una experiencia. Antes, en la habitación del hotel, ella se prepara y se produce frente al espejo. Suena Manu Chao y le anticipa al fotógrafo que le tenga paciencia. “No soy modelo, no soy fotogénica, hago lo que puedo”, dice con una simpatía que descomprime el ambiente que muta intermitente entre lo sensual y lo gracioso porque, ya producida y lista para someterse a los disparos de la cámara, habla con la naturalidad de la confianza. Pregunta cómo le queda la malla, bromea sobre su altura, usa el humor como una forma de adornar su belleza (¿o la belleza como forma de adornar su humor?). Bajamos en el ascensor hacia un patio en forma de deck y comienza el show de los flashes.

“Me considero más bien interesante y no bomba sexy. Ahora habla desde el primer piso del hotel. Ella, sentada en un felposo sillón con respaldo y apoyabrazos, se construye a sí misma: responde con la soltura de los experimentados, expone sus ideas, las desarrolla sin un mínimo temblor. Ya no es la hermana de Luciana Salazar, o sí lo es, pero ya no pesa como una etiqueta, como una forma de presentarse al mundo.

“Para ser una bomba sexy tenés que llevar la vida de mi hermana Luli que no se puede ni subir a un bondi. Ella se debe olvidar lo que es un bondi. Yo hay cosas que no podría resignar. Salir a la calle y que me sienta atosigada”, continúa sobre la producción de fotos que acaba de hacer.

Sigo siendo “la hermana de”. Igual no me molesta ni un poco

Si bien muchos la conocen por ser la hermana de la blonda femme fatalargentina por excelencia, ha buscado la forma de hacer su propio camino. “A las 11 arranqué y sólo paré cuando entré a estudiar”, relata en esta entrevista con Teleshow. sobre sus inicios (Rincón de luz, Patito Feo, entre otros) y agrega: “Sigo siendo ‘la hermana de’. Igual no me molesta ni un poco”. Luego de esa búsqueda actoral entre los públicos teens, hizo un parate para estudiar lo que más le gustaba. “Mi carrera de psicología me influyó un montón, me permitió empatizar un montón con el otro”, dice a la hora de pensar su profesión en los medios ya que -este es su lema- todo te suma. “La conducción sería como el punto intermedio entre la mi carrera artística como actriz y mi carrera más académica que es la psicología”, agrega mientras cruza las piernas, mueve las manos y sonríe: las maneras gestuales que encuentra para subrayar sus respuestas.

La conducción sería como el punto intermedio entre la mi carrera artística como actriz y mi carrera más académica que es la psicología

Pero a la par de todo esto, sus genes no se simplifican a un apellido: su belleza ha sabido jugar un papel central a la hora de llamar la atención y destacarse por encima del resto. Sin embargo, y fiel a sus formas, el papel de bomba sexy se lo toma con humor. Es consciente del poder que tiene a la hora de seducir, sin embargo prefiere relajarse y no cargar con esa etiqueta: “No me como ni a palos el tema de bomba sexy. Soy hot en la intimidad, en el afuera soy medio pudorosa”, son sus palabras.

A sus 25 años, camina por todos los mundos que le interesan; se considera liberal, y con esa mirada -segura pero a la vez precavida-, pisa el terreno digital, un oasis donde las reglas las pone ella. “Las redes sociales son un arma de doble filo”, dice Camila que es, hace un tiempo ya, una influencer. En su cuenta de Instagram tiene más de 300 mil seguidores y transita una pendiente ascendente que parece no detenerse nunca. Pero si bien tiene gran actividad en las redes, no tiene la adicción de estar todo el tiempo online: “No hay nada que odie más que estar hablando con una persona y que esté todo el tiempo con el celular”, dice y continúa con su mirada crítica, ahora un poco más picante: “Hay muchos en las redes sociales que parecen buena onda pero que los ves en vivo y en directo y decís ‘ah, sos un turro importante’. Turro, quiero decir como mala persona, que ni te saluda. Se da mucho en los comediantes eso”.

No me como ni a palos el tema de bomba sexy. Soy hot en la intimidad, en el afuera soy medio pudorosa

Luego de pasar por la universidad llegó el turno de una nueva apuesta: trabajó en Combate como notera y ese rol en medio del caos de la televisión en vivo le sentó perfecto: “Era más yo, más Camila, no tenía que hacer un personaje. ¿Viste cuando te probás una remera y te queda más cómoda? Bueno, siento que la remera de la conducción o la remera de la cronista me queda mejor que la de un personaje que tal vez lo tenés que preparar y tal vez no lo elegiste”.

Anuncios

Autor:

Si avanzo sigueme si me paro empujame si retrocedo matame.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: